Sabado 16 de Diciembre de 2017
Carina Cabo

Artículos Completos » Entre premios sociales y castigos escolares » Compartir en Facebook » Compartir en Twitter

 

Entre premios sociales y castigos escolares

La escuela ya no es lo que era...

 

Hoy la escuela sigue perteneciendo a  las instituciones que mira, controla la regla y castiga la desviación, intentando permanentemente normalizar a los individuos dentro del espacio del encierro.
La función que la modernidad le asignó a la escuela: generar hábitos de disciplina, de normalización, de control, de modo tal que su paso por allí genere seres útiles para la sociedad, seres dispuestos a ocupar los lugares debidos de manera incondicional, ha logrado, según Lewcowicz la destitución de esta institución, la  pérdida de su potencia instituyente.
La escuela fue pensada para alumnos disciplinados, pacientes, con conductas esperables y hoy se nos rebelan. Ante esto ¿Qué hacemos? ¿Demandamos uno por uno al que pretende cuestionar el quehacer docente?
La escuela Normal funcionaba "normalmente", hasta el día anterior a que una profesora demandara, penal y civilmente, a un alumno por daños y perjuicios en la que pedía un resarcimiento de 5 mil pesos, al considerar que la agravió en una carta donde cuestionó su desempeño en los exámenes de matemática aplicada.
Los alumnos  que en esos días estuvieron en la vereda, algunos junto a sus padres, y con la presencia del llamado "alumno perturbador" hacían "ruido",  estaban diciendo en el afuera algo que nadie hablaba en el adentro. El "silencio es salud" del que fuimos testigos -víctimas?- en los años de autoritarismo, se manifiesta  en esta escuela (en nuestras escuelas) luego de una disputa judicial entre actores de la institución.
El "ya va decantar", manifestado por una docente, aunque sostenido por todos respecto del tema,  preocupa e inquieta. Busco: decantar = propalar; propalar: divulgar, hacer pública y notoria una cosa oculta.
Ellos, los más chicos, pudieron rebelarse y revelar lo oculto y, a partir de allí, formar un colectivo, una nueva subjetividad, dentro de un ámbito rígido y enquistado; nos hicieron mirar no sólo la irrupción que  desestabiliza, el obstáculo, sino que, en palabras de Silvia Duschatski, "comenzaron a trabajar condiciones para producir una ligadura, una nueva experiencia, gestionar para fundar"..

El Premio de La Capital
Un acontecimiento no es la solución al problema, sino la apertura a posibles, plantea Lazzarato. Más allá del caso concreto de esta institución, el no haber podido mirarse hacia adentro, lo nuevo o lo bueno es poder pensar  nuevos debates para las escuelas que transitamos a diario.
Hoy el "alumno perturbador" es uno de los personajes del año elegido por el diario La Capital. Esto era impensable hasta hace unos años. Un conflicto singular provocó un cimbronazo en la sociedad y este Medio en particular pudo ver lo que la escuela aún no puede mirar.
Ellos, los otros, están intentando el cambio. ¿Y nosotros, los docentes? ¿Podremos  producir algo del orden de lo inexistente hasta el momento para lograr el cambio?
Estamos en la escuela, mirando y morando en ella.  En el transitar  diario por las  escuelas  a veces resulta difícil desarticular viejas representaciones, gestionar o, al decir de Sandra Nicastro, intermediar entre unos y otros, entre el adentro y el afuera.
Los habitantes de la escuela moderna sufrían porque la normativa limitaba las acciones; los habitantes de la escuela actual sufren porque no hay normativa compartida.
Intentar volver a mirar lo ya conocido por todos podría ser el punto de partida y, de esta manera, encontraríamos huellas, legados y tradiciones, pero a su vez, podríamos posicionarnos y movilizar el pensamiento para comenzar a gestionar.
Este  reconocimiento del Diario  a los que se destacaron en el año, fue registrar, en este caso en particular, que es necesario no sólo comenzar el debate de temas sustanciales, sino, llevarlo a cabo en los espacios concretos a fin de, nada más ni nada menos, que educar. Festejo que haya intersticios en la sociedad que puedan ser el clivaje para el cambio.
Hoy hay nuevos escenarios posibles en la escuela. Hay interlocutores. Dejémoslos hablar...

 

© 2017 Carina Cabo www.carinacabo.com.ar